Entendiendo la Esquizofrenia

Entendiendo la Esquizofrenia

La palabra psicosis se utiliza para describir un estado de la mente en el que se pierde el contacto con la realidad, alterando la forma en que la persona se relaciona con el mundo.

Hablamos de esquizofrenia cuando las experiencias psicóticas se mantienen en el tiempo y requieren un proceso de recuperación y tratamiento especializado.

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo.

La esquizofrenia puede derivar en algunas combinaciones de alucinaciones, delirios, pensamientos y comportamientos sumamente desordenados que impiden el funcionamiento diario y pueden provocar una incapacidad.

Síntomas

La esquizofrenia incluye una variedad de problemas en el pensamiento (cognición), el comportamiento o las emociones. Los signos y síntomas pueden variar, pero generalmente incluyen delirios, alucinaciones o habla desorganizada, y refleja una incapacidad alterada del desempeño. Los síntomas pueden incluir lo siguiente.

  • Delirios: Son creencias falsas que no se basan en la realidad. Por ejemplo, piensas que te están lastimando o acosando, que ciertos gestos o comentarios están dirigidos a ti, que tienes una capacidad o fama excepcional, o que se está por producir una catástrofe importante.
  • Alucinaciones: Implican ver o escuchar cosas que no existen. Sin embargo, para la persona con esquizofrenia, tienen toda la fuerza y el impacto de una experiencia normal.
  • Pensamiento desorganizado: El pensamiento desorganizado se relaciona con el habla desorganizada. La comunicación eficaz que puede verse afectada, y puede que las preguntas no están relacionadas entre sí o lo estén parcialmente.
  • Comportamiento motriz extremadamente desorganizado o anormal: Esto puede manifestarse de diferentes maneras, desde comportamiento inusual hasta agitación impredecible.
  • Síntomas negativos: Esto hace referencia a la incapacidad o capacidad reducida para desempeñarse normalmente. Por ejemplo, la persona puede descuidar la higiene personal o parecer ajena a las emociones (no hace contacto visual, no cambia de expresiones faciales). Además, la persona puede perder el interés en las actividades cotidianas.

Causas

No se conocen las causas de la esquizofrenia, pero los investigadores piensan que la combinación de la genética, la química del cerebro y el ambiente contribuye al desarrollo de este trastorno.

Los problemas con ciertos químicos del cerebro que se producen naturalmente, como los neurotransmisores llamados dopamina y glutamato, pueden contribuir a la esquizofrenia.

Factores de riesgo

Si bien se desconoce la causa precisa de la esquizofrenia, ciertos factores parecen aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar la esquizofrenia, incluidos los siguientes:

  • Tener antecedentes familiares de esquizofrenia.
  • Aumento de la activación del sistema inmunitario, como por ejemplo, a causa de una enfermedad autoinmune.
  • Edad adulta avanzada del padre.
  • Complicaciones del embarazo y del nacimiento, como la desnutrición o la exposición a toxinas o virus que pueden impactar en el desarrollo del cerebro.
  • Tomar drogas que alteren la mente (psicoactivas o psicotrópicas) durante la juventud.

Por qué es importante tratar este tipo de padecimiento?

Si no se trata, la esquizofrenia puede generar graves problemas que afectan todas las áreas de la vida. Las complicaciones provocadas por la esquizofrenia incluyen las siguientes:

  • Suicidio/autolesión.
  • Trastorno de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo (TOC) /y trastornos de depresión.
  • Consumo abusivo de alcohol u otras drogas.
  • Imposibilidad de trabajar o asistir a la escuela.
  • Aislamiento social / victimización.
  • Conducta agresiva.

Prevención

No existe una manera segura de prevenir la esquizofrenia. Sin embargo, el tratamiento temprano puede ayudar a controlar los síntomas antes de que se desarrollen complicaciones graves y también puede ayudar a mejorar la perspectiva a largo plazo.

Seguir estrictamente el plan de tratamiento le ayudará prevenir las recaídas o que los síntomas de la esquizofrenia empeoren.

Tomado de: Folleto 1 Grunenthal Línea Neurociencias

guzman2.net