Cuándo debo buscar ayuda por mi Agresividad?.

Cuando debo buscar ayuda por mi Agresividad

La agresividad es una respuesta humana muy común, experimentada con frecuencia por personas de todas las edades, niveles culturales y ocupaciones. Difícilmente se puede decir que exista una sola persona que no se haya sentido agresiva jamás.

Desgraciadamente, en algunas personas la agresividad se vuelve altamente problemática. Se puede afirmar que se padece un trastorno de agresividad cuando la agresividad es excesiva en cuanto a su frecuencia y duración y guarda una relación desproporcionada con el acontecimiento o la persona que la desencadenó.

Cuando la agresividad desemboca en consecuencias negativas y afecta las esferas importantes de la vida del individuo como trabajo, estudios, familia, pareja; resultará apropiada la aplicación de un programa terapéutico para el manejo de la agresividad.

El objetivo del tratamiento es brindarle una comprensión de los "fundamentos" de la agresividad y un plan de tratamiento especifico para cada paciente.

El manejo de la agresividad se refiere a la reducción de los niveles perjudiciales y excesivos de vivencia de la agresividad y de exteriorización de la agresividad. El objetivo consiste en enseñar a los pacientes a reaccionar a los factores estresantes de la vida con una agresividad mínima e infrecuente y, en el caso de experimentarla, a expresarla de forma apropiada.

Tomado de: Howard Kassinove "El Manejo de la Agresividad"

¿Podría beneficiarme de un programa para reducir la agresividad?

Puede que se pregunte si su agresividad constituye realmente un problema. Para responder a esto, considere su respuesta a las preguntas que vienen a continuación. No existen respuestas correctas o equivocadas. Ahora bien, sus respuestas sinceras le brindarán una guía acerca de si podría beneficiarse de un programa para reducir la agresividad.

1. Llevo experimentando episodios de agresividad durante seis meses o más:

  • Si
  • No

2. Me pongo agresivo:

  • Con más frecuencia que la mayoría de la gente
  • Con menos frecuencia que la mayoría de la gente
  • Con la misma frecuencia que la mayoría de la gente

3. Cuando me pongo agresivo, la agresividad que experimento parece ser de un nivel de intensidad o fuerza que es:

  • Mayor que el de la la mayoría de la gente
  • Menor que el de la la mayoría de la gente
  • El mismo que el de la la mayoría de la gente

4. Cuando me pongo agresivo, la agresividad parece durarme:

  • Más que a la mayoría de la gente
  • Menos que a la la mayoría de la gente
  • Lo mismo que a la la mayoría de la gente

5. Como resultado de mi agresividad, he padecido las siguientes de entre las consecuencias negativas que se citan más abajo:

  • Deterioro de las relaciones personales (v g., con la pareja, los hijos, los amigos, etc.)
  • Dificultades en el trabajo (v. g., con los compañeros, los jefes, las personas que trabajan para mí, etc.)
  • Disminución de la capacidad para afrontar situaciones difíciles
  • Incidentes con el sistema de enjuiciamiento criminal (v. g., multas de tráficos, encarcelamiento, etc.)
  • Problemas de salud (v. g., palpitaciones, sudoración, trastornos del sueño, etc.)
  • Malestar personal y emocional (v. g., preocupación, darle vueltas a los problemas, vergüenza, etc.)

6. Ha habido veces en que mi agresividad me ha supuesto un obstáculo para la consecución de objetivos importantes en la vida:

  • Si
  • No

7. Probablemente tendría más éxito en la vida si dispusiera de un mayor control sobre mi agresividad:

  • Si
  • No

Tomado de: Howard Kassinove y Raymond Tafrate. El Manejo de la Agresividad: Manual de Tratamiento Completo para Profesionales 2002

guzman2.net